Usted está aquí

Compositores

Manuel Alejandro: Lo Dudo

Cuando hablamos de la balada romántica en español es inevitable no citar a uno de sus compositores más consagrados, Manuel Álvarez Beigbeder-Pérez, o mejor conocido como Manuel Alejandro.

 

Originario de Jerez, España, Manuel empezó desde pequeño a interesarse en la música, en parte siguiendo los pasos de su padre, un destacado compositor de la península ibérica.

 

Con el tiempo comenzó a escribir canciones, imprimiendo desde el principio su sello romántico, sensible y apasionado.

 

José Alfredo Jiménez: El Rey

Otra de las canciones de José Alfredo Jiménez que sin duda ha cobrado fama en México y el mundo es “el Rey”, tema que surgió cuando el cantante estaba sumido en la depresión y herido por su orgullo de macho.

 

La historia que dio origen a este tema, se dio en 1973, cuando la relación que tenía con la joven cantante, Alicia Juárez, se comenzó a enfriar, en parte por la diferencia de edades que los sumía en eternas discusiones y porque, para Alicia, José Alfredo ya no era muy atractivo.

 

Ana Gabriel: Y aquí estoy

Su característica voz irradia sensualidad, sentimientos, amor y un desgarrador llamado a la pena y al dolor de ser correspondidos; elementos que Ana Gabriel ha transmitido a lo largo de una trayectoria marcada por el triunfo, las tragedias y el reconocimiento del público.

 

Los números de la cantautora pueden resumir parte de su glorioso paso por la música latina: 45 millones de copias vendidas en todo el mundo, innumerables premios y distinciones, así como 35 álbumes grabados, no por nada tiene el título de “La Diva de América”.

 

Luis Arcaráz: Bonita

El compositor y director de orquesta, Luis Arcaráz Torrás ocupó un lugar muy especial en la historia de la música mexicana y latina,  su legado artístico, así como sus canciones aún siguen vigentes.

 

Luis empezó a escribir temas mucho antes de cumplir la mayoría de edad, por ello fue conocido por todos como “El Benjamín de la música”, también formó su propia banda musical cuya influencia era el estilo que tenían las orquestas estadounidenses de Glen Miller, Benny Goodman y George Gershwin.

 

Víctor Cordero: Besos y copas

Hablar de la vida del compositor capitalino Víctor Cordero significa dar un brinco a la historia de México, siendo apenas un niño vivió de cerca la Revolución Mexicana y hasta conoció a uno de sus protagonistas.

 

En una ocasión intentó escapar de la casa para seguir los pasos del Gral. Francisco Villa a quien encontró en una estación de trenes, el pequeño Víctor le dijo al caudillo que quería engrosar sus filas y le contestó con una sonora carcajada, a su vez que una tía recogió con regaños al travieso niño.

 

Rafael Ramírez: Llorarás, llorarás

El compositor texano Rafael Ramírez fue considerado como uno de los mayores representantes del bolero en la historia musical de América Latina. Sus temas continúan siendo interpretados por los mejores artistas hispanos.

 

De niño, Rafael tocaba el piano, su instrumento preferido, y en la banda de la Escuela Secundaria de Texas, el saxofón. A Rafael, sin embargo, no le interesaba la música regional. Su pasión era el bolero y de ahí en adelante se encargó de crear temas inolvidables.

 

Elpidio Ramírez: La Malagueña

La música mexicana se identifica por varios de sus ritmos característicos de cada región: Por ejemplo, en la parte que conocemos como “La Huasteca” se estila tocar el Huapango, con sus notas alegres y a veces melancólicas. Un representante de esta corriente fue el veracruzano Elpidio Ramírez Burgos, conocido como “El Viejo Elpidio”.

 

Alfonso Esparza Oteo: Déjame llorar

La vida implica muchos sacrificios, uno de ellos es alejarse de la familia, no por convicción, sino a costa del éxito personal. El compositor Alfonso Esparza Oteo vivió tal situación y esto a la vez lo llevo a crear una canción.

 

El autor hidrocálido pasaba por un gran momento pues no sólo sus canciones se convertían en éxitos radiales, también fue el director artístico de varias casas discográficas y estaciones de radio en el país; no obstante, su agenda tan apretada le impedía pasar tiempo de calidad con su esposa e hijos.

 

Armando Manzanero: Adoro

Podemos decir, sin dudarlo, que Armando Manzanero es un embajador de nuestra música en el mundo; su obra, como la de pocos compositores, ha rebasado las fronteras.

 

Una de sus canciones internacionales es “Adoro”, que lo mismo se escucha en Japón, Corea, Italia y España, entre otros países. Su origen, curiosamente, se da en otro lugar que no es México.

 

Armando solía realizar giras a Sudamérica para dar a conocer su obra, el destino lo llevó a conocer Perú y de paso quedó influenciado por el estilo musical de ese país.

 

José Alfredo Jiménez: Si nos dejan

Muchas historias envuelven el origen de una canción, algunas son ciertas y otras cuestan trabajo entenderlas, en ese sentido, José Alfredo Jiménez tiene un sinfín de anécdotas que dieron a pie a algunos de sus grandes éxitos, como es el caso de su internacional tema: “Si nos dejan”.

 

Al concluir la década de los sesenta, José Alfredo se encontraba en lo alto de la música mexicana, era ya un prestigiado cantautor y un ídolo de las multitudes, situación que provocara, de forma natural, que corrieran varios rumores sobre su vida privada.

 

Páginas