Usted está aquí

Las Esferas de Chignahuapan y Tlalpujahua

Las Esferas de Chignahuapan y Tlalpujahua

Las esferas son uno de los adornos más populares hechos con vidrio y en los  pueblos mágicos de Chignahuapan, Puebla y Tlalpujahua, Michoacán, podemos conseguirlas en cualquier forma, color o tamaño imaginable.

 

Aunque la temporada fuerte es la de diciembre, los artesanos trabajan todo el año para tener lista la producción, incluso muchas personas que ya no viven ahí pero que son originarios, regresan durante la temporada fuerte para trabajar. Se producen alrededor de 160 millones de piezas anuales entre ambas localidades, de las cuales, aproximadamente el 50 por ciento se exporta a Estados Unidos, Hong Kong, Canadá y Europa.

 

En Tlalpujahua, Joaquín Muñoz Orta junto a su esposa María Elena, fueron los iniciadores de esta actividad que conocieron durante su estancia en Estados Unidos y en 1965, regresaron a su tierra michoacana para aplicar lo aprendido. Su taller se convirtió en la actual fábrica más grande del lugar, aunque hay más de 300 talleres a cargo de otros artesanos. 

 

Mientras que en Puebla, el comienzo de la técnica del vidrio soplado se le atribuye a Don Rafael Méndez Núñez, quien puso el primer centro esferero de Puebla en 1968. Éste hombre perfeccionó su método y lo transmitió a otros productores que hoy ya tienen su propio local, sumando la asombrosa cantidad de 560 talleres y 5 grandes fábricas. 

 

Un dato extraordinario es que ninguna pieza es igual, ya que cada una se decora y pinta a mano, con dibujos salidos de la imaginación de los artesanos. Anualmente, estos Pueblos Mágicos realizan una Feria para vender su artículo estrella, además de otros elementos decorativos de temporada. 

 

Chignahuapan cuenta con un gran monumento en forma de esfera colocado en su entrada, en honor a su principal actividad. El significado artístico y valor artesanal de las esferas mexicanas nos dan prestigio alrededor de todo el mundo.

Sección: